dbc_8384

d70_0003-nef.jpg

El 26 de diciembre de 2008, un violento temporal afectó a buena parte de las costas del norte de Cataluña, causando pérdidas humanas y económicas. Fue el fenómeno meteorológico más extremo registrado en los últimos 25 años en el Mediterráneo noroccidental, con vientos de fuerza rara, desde el golfo de Génova hasta el litoral catalán, con olas de hasta 14 metros.
Fotografía actual (junio de 2014) del mismo lugar. Incluso toda una hilera de tamarices tuvo que ser reemplazada y el paseo fue magníficamente rehecho en menos de seis meses.